Experiencia enológica en Ensenada con Club Premier y Bodegas Santo Tomás

Fotos: Carlos Guzmán

Sin duda una opción para tener experiencias de viaje exclusivas es ser parte de Club Premier, al acumular Kilómetros Premier puedes cambiarlos por experiencias de aventura, relajación, entretenimiento, travesías, gourmet entre otras. En el caso de las travesías hay múltiples opciones, desde explorar el nevado de Toluca con instructores profesionales, nado extremo con delfines hasta experiencias sensoriales y enológicas para conocer cómo son los procesos para hacer el vino y cómo disfrutarlo.

Te compartimos un poco de ésta experiencia enológica en Ensenada.

Al llegar al aeropuerto de la ciudad de México te reciben con alfombra roja, después durante el vuelo te sorprenden con una cata de vinos acompañado de un plato de quesos y carnes frías, antes de aterrizar organizan rifas con regalos muy atractivos, viajes internacionales, gadgets y más.

Fotos: Cortesía de Club Premier

La experiencia en los 3 viñedos.

En Ensenada son varios los valles productores de vid, el más conocido por la cantidad de vinícolas que aloja es el valle de Guadalupe, la mancha más grande de viñedos está en el sur de la ciudad en los valles de Santo Tomás y San Vicente, Bodegas de Santo Tomás cuenta con 450 hectáreas de viñedos en los valles de San Antonio de las Minas, Santo Tomás y San Vicente, en donde también se alojan 120 hectáreas de olivares.

1. En el Valle de San Antonio de las Minas están las Bodegas de Santo Tomás que es la vitivinícola más antigua de Ensenada,  se funda como misión en 1791 y como empresa en 1888, cuenta con un portafolio de más de 40 etiquetas de vinos reconocidos internacionalmente. En este lugar te subes a un tren, haces un recorrido dentro de los viñedos y puedes degustar el vino que se fabrica con la uva que estás observando. Por ejemplo te dan 3 copas de vino y degustas el vino, conforme los alimentos. En el recorrido puedes ver a todas las personas que están trabajando en el viñedo, desde la señora que hace limpieza hasta los enólogos que supervisan. Luego te llevan a la zona donde trabajan los enólogos y donde hacen las combinaciones, está ambientado con piedra y madera, haces algo muy sensorial, con música encuentras la similitud entre olores y sabores.

Luego te pasan a fabricar tu propio vino, tienes que hacer la combinación con pipetas y en etiquetas pones cuál fue tu mezcla, al final te hacen entrega de tu botella con el vino que creaste.

 2.En el Valle de Guadalupe se encuentra la vinícola Las Nubes es de reciente creación, pequeña pero gusta por su vista hacia los viñedos. La variedad de vinos que producen son rosado, blanco y tinto y sus nombres se relacionan con el cielo. El dueño es una personalidad en toda la región. Si hubiera un hotel ahí seria ideal para quedarse, se siente calidez y amabilidad. Es un punto de encuentro para ir en compañía de la familia o amistades, puedes comprar tu tabla de botanas por 100 pesos. El agua que ofrecen tiene infusión de lavanda y romero, muy refrescante para beber. El diseño es desértico, rústico, de piedra y madera.

 3. La Lomita que se inaugura en el marco de las fiestas de la vendimia 2009 está situada justo a 15 minutos del océano pacífico, pasando San Antonio de las Minas, entre los cerros de la comunidad de San Marcos, en este lugar pudimos observar el proceso de trasiego, probar mosto y caldo en proceso de fermentación, conocer sus instalaciones y probar algunos de sus vinos.

Fotos: Cortesía

Restaurantes

La Esquina de los Caprichos de Carlos Travesí que combina lo industrial con lo moderno y lo tradicional. Puedes pedir un Carpaccio de pescado acompañado con Sauvignon Blanc, una Clam Chowder con una copa de Chardonna y otaquitos tatemados de machaca de marlín con un Chenin Blanc, el lomo de cerdo en salsa de ciruela y romero acompañado con Merlot es una buena opción y de postre ate con queso de la región y un Tardo Colombard.

 El Zarcillo en el valle de Santo Tomás, restaurante de Laura Zamora, para realizar una cata de 6 aceites de oliva extra virgen, así como una cata de vino y chocolate.

Tras Lomita, la nueva propuesta gastronómica de La Lomita. Aqui se realizó la cata de aceites a la luz de las estrellas en Entre Santos, en el valle de San Antonio de las Minas.

 El Hotel Coral & Marina fue el anfitrión y en el último día antes de regresar a la ciudad de México cerca del mar, con música y mucho ambiente se disfrutó de una cena de langosta con vino de las tres bodegas visitadas, Bodegas de Santo Tomás, Las Nubes y La Lomita,  así como una barra patrocinada por La Europea.

 ¿Cómo llegar?

Vuelo directo a Tijuana por AeroMéxico y te trasladan hacia Ensenada, con la experiencia de Club Premier no te preocupas por nada, ellos coordinan toda la experiencia.

INFO:

  clubpremier.com

           Facebook @clubpremiermexico       

 Twitter @clubpremier_mx   #ExperienciasPremier  

Instagram: CLUBPREMIERE

                                                                                                             

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *