5 problemas tecnológicos al viajar en pareja (y sus soluciones)

1.      Falta de suficientes contactos eléctricos

Uno de los problemas más comunes, incluso al viajar en solitario, es la falta de contactos eléctricos para cargar la batería de nuestros múltiples dispositivos; aunque haya los suficientes no siempre están bien ubicados y hay que dejar el celular cargando en el baño y la laptop junto a la cafetera ¿les ha pasado? Este problema crece y se multiplica no por dos sino por mil cuando viajamos en pareja, porque por supuesto, cada quien cree que tener cargado su móvil es más importante o bien que la otra persona podría ponerlo a cargar desde ahora en lugar de estar viendo “su face”. Para evitar este problema la solución es cargar un pequeño multicontacto de al menos 6 conexiones, el cual pueden adquirir en cualquier supermercado y que no ocupará mucho espacio en su equipaje o bien una clavija múltiple, esas que se conectan a la pared y ahí mismo generan 3 terminales.

 

2.      ¿Qué vemos en Netflix?

Netflix es una compañía extraordinaria al viajar y muchas veces se pueden tener gustos similares cuando se vive en pareja, pero, ¿qué sucede cuando alguien quiere ver una película de acción y la otra persona una comedia romántica?, estando en casa es sencillo, alguien se puede ir a la sala y ver Netflix en la computadora mientras la otra persona se queda en la recamara mirando la TV, pero en un cuarto de hotel no hay mucho espacio para la privacidad. Ante esto existe una solución, el servicio de streaming más popular del mundo ofrece planes para diferentes usuarios, por un poco más de 110 pesos o 10 USD se puede activar una cuenta “familiar” que permitirá que cada quien tenga su propio usuario con sus contenidos seleccionados, su lista de favoritos y sus progresos en cada serie y película, además se puede ver en 2 o hasta en 4 pantallas diferentes al mismo tiempo, así que cada quien se pone sus audífonos y ve lo que quiere ver antes de dormir.

 

3.      Compartir imágenes de y durante el viaje

¿Me pasas la foto que me tomaste hace rato? Frase que se repite una y otra vez en un viaje. Para evitar las molestias y que cada quien pueda revisar las fotografías existen dos soluciones, si su movil o computadora es Apple sus fotografías automáticamente se respaldan en iCloud y pueden hacer álbumes compartidos y colaborativos en los que dos o más personas pueden agregar imágenes y todos verán las fotografías que se suban a ese álbum, solo basta con seleccionar las fotos a incluir en ese álbum y listos. Si prefieren Android o los servicios de Google, hay una aplicación que también funciona en iOS y es “Fotos” de Google que hace una función similar al copiar automáticamente sus fotos en la memoria virtual de Google y ustedes pueden seleccionar cuales quieren compartir. Además Google+, la red social y de información de Google permite agendar eventos privados o viajes con invitados los cuales pueden agrupar automáticamente las fotos de las fechas en las que se encuentren de viaje.

 

4.      Piloto y copiloto, quien maneja y quien lee el mapa

“Es que tenías que dar vuelta allá atrás… ya nos pasamos”, la historia de todos los días cuando se maneja incluso en su propia ciudad de origen. Nuestra aplicación favorita para recorridos en grandes ciudades es Waze y para recorridos en carretera es Google Maps. Nuestra recomendación, con base en nuestra propia experiencia, es que antes de que el conductor se ponga en marcha esperen a que el mapa cargue correctamente, verifiquen AMBOS la ruta que marca el mapa y la revisen antes de arrancar, de esta manera habrá una idea clara de cuando y dónde hay que dar vuelta o cambiar de dirección y así no estar sujetos a sorpresas. También es importante que la persona que lleva el mapa no se distraiga, vea constantemente la pantalla y coteje con lo que sucede en la ruta, pero insistiremos, la solución a este gran problema es no arrancar hasta que el mapa haya cargado y los dos hayan visto la ruta, no les quita más de dos minutos.

5.      ¿Quien toma las imágenes y con qué cámara?

Para las parejas aficionadas a la foto o bien para quienes debemos llevar un registro visual siempre es un tema decidir quien y con que cámara se toman las fotos, sobre todo porque siempre habrá quien no le guste cargar y quien se resigne a hacerlo, pero eso no es justo, lo mejor es definir con anticipación que parte del recorrido se cubrirá con cual cámara y estar de acuerdo para que no haya reproches posteriores, incluso antes de salir del hotel establezcan quien tomará las fotos, les evitará muchas discusiones al volver. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *