Slow travel una forma de disfrutar viajar positivamente

Slow travel o turismo lento justamente se trata de una nueva forma de turismo para disfrutar del tiempo, esto es, viajar y conocer sin prisas.

Tal vez  escuchaste o leíste sobre el movimiento slow food que surgió en los años 80 gracias a que Carlo Petrini en Italia organiza un pequeño grupo en defensa de las tradiciones gastronómicas italianas en respuesta a la llegada en ese entonces de Mc Donalds en Roma.

Con el tiempo hemos experimentado que cada día vivimos de prisa, sin gozar de los placeres básicos como comer, no tenemos tiempo para sentarnos en casa y saborear los platillos que podríamos preparar con todo el amor y la paciencia que se requiere, alimentarse es un acto de sanación fundamental, sin embargo se nos hace más fácil, práctico y a veces cómodo acudir a estos lugares de comida rápida y cumplir con la premura del hambre, con esto quiero decir que el movimiento slow no sólo está presente en la comida sino también en los viajes.

Cuando se viaja olvidamos que los viajes son para descubrir, para tomarse un tiempo y realmente conocer ese espacio ajeno a nuestra vida cotidiana.

El turista lento viaja experimentando, no sólo mira de forma pasiva sino que observa, cuestiona y se integra al lugar.

Estas serían algunas características del viajero lento o viajero slow:

  • Se guían por los consejos de los lugareños.
  • Se olvidan de la comida rápida y de los tours guiados en grupo.
  • No buscan los paquetes todo incluido.
  • Fomentan lo local y busca los platillos típicos.
  • Interactúa con las personas del lugar, descubre poco a poco el estilo de vida de las personas que viven ahí.

  • Le gusta ir improvisando durante el viaje.
  • Prefiere guardar los recuerdos en la memoria que ver todo a través de la cámara de un smartphone.

Pero sobre todo quienes optan por un viaje lento se toman el tiempo para aprender, comprender y disfrutar el destino turístico, desde sus paisajes hasta el acento de las personas.

Aunque el slow travel lo ubican más para viajeros mochileros, me parece que en cualquier tipo de viaje tendríamos que dejar a un lado el ritmo acelerado y por lo menos elegir un momento especial y estar presentes con todos nuestros sentidos.

¿Se animan a hacer un viaje así?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *