La magia de volar en globo

La historia del globo aerostático como medio de transporte se remonta al siglo XVI en Francia. El globo con aire caliente fue el primer medio de transporte por aire, cumpliendo uno de los grandes sueños del ser humano: volar. Por eso es que nosotros lo elegimos como nuestro logotipo, representa un sueño cumplido y como lo son los globos actuales está formado por muchos colores y texturas, así como este proyecto.

Fue en 1783 cuando los hermanos Joseph-Michel y Jacques-Étienne Montgolfier desarrollaron el vuelo en globo en Annonay, Francia y presentaron por primera ocasión el 19 de septiembre de ese año el globo en un vuelo sin tripulación por 10 minutos mientras permanecía sujeto con una correa que era transportada por tierra. Después de esta presentación se hicieron pruebas con objetos y animales en las canastillas del globo hasta que semanas después, el 15 de octubre se realizara el primer vuelo con una persona abordo y aunque seguía sujetado por una correa logró una elevación de 28 metros sobre la superficie. El primer vuelo sin correa con pasajeros se realizo poco más de un mes después, el 21 de noviembre de 1783. Originalmente el Rey Luis XVI decretó que serían prisioneros condenados a muerte los que realizarían el vuelo, pero el entonces temerario Marqués François d’Arlandes junto con el expedicionario Pilatre de Rozie obtuvieron el permiso real para realizar ellos el primer vuelo libre en un globo.

El globo de aire caliente también fue utilizado como elemento militar y en 1794 el globo llamado l’Entreprenant fue utilizado como puesto de observación aéreo en la Batalla de Fleurus.

En los tiempos recientes la navegación en globo de aire caliente vio un resurgimiento importante en 1960, cuando Ed Yost desarrollo un globo fabricado de nylon con una estructura que tenía un arnés y una canasta para un quemador, pero no contaba con canastilla ni un lugar en el que sentarse, por lo que era un dispositivo similar a un paracaídas. La tecnología del vuelo en globo aerostático ha avanzado hasta llegar a convertirse en una actividad recreativa de gran popularidad.

Basados en un funcionamiento que obedece a leyes físicas elementales, en las que el aire caliente tiende a subir sobre el aire frío, los globos actuales son grandes piezas construidas en su mayoría de nylon pero con la parte más cercana a la góndola o canastilla de pasajeros hecha de nomex, un material resistente a las altas temperaturas producidas por el quemador que calienta el aire, la parte de nylon puede ser diseñada prácticamente de cualquier forma y en cualquier color lo que hace que la creatividad de fabricantes y diseñadores encuentre un escaparate extraordinario, esta libertad creativa fue también una influencia en la selección de nuestro logotipo.

La mayoría de los vuelos se realiza en lugares en los que el aire al amanecer sea relativamente frío lo que permite que el aire caliente suba fácilmente y con poco riesgo, por eso es que la mayor parte de pasemos se hace por la mañana. La tecnología actual permite que un globo pueda transportar a más de 10 personas al mismo tiempo de manera segura y hacer recorridos por un par de horas con paisajes y emociones únicos, mirar en silencio lugares escénicos provoca un sentimiento de paz y conexión muy especiales. A nivel internacional se realizan festivales que reúnen a cientos de entusiastas de esta actividad en exhibiciones, competencias de diseño, presentación al gusto del público y mucho más.

El globo aerostático también ha sido objeto de retos y hay records que vale la pena mencionar, por ejemplo el de mayor altitud, 21,290 mts sobre el nivel del mar y que fue alcanzado en 2005 por un aventurero de la India o el de mayor velocidad que alcanzó los 394 km/h en un globo diseñado especialmente para navegar en corrientes de chorro sobre el Océano Pacífico. También destaca el vuelo de mayor longitud sin tocar tierra en el que participoó Richard Branson, presidente de Virgin -viajero por naturaleza- en el Virgin Pacific Flyer que cruzó el Pacífico de Japón a Canadá en un recorrido de 7,671 kilómetros.

Como puedes ver el vuelo en globo de aire caliente es una actividad recreativa que vale la pena experimentar y que además se presta para una experiencia de pareja sin duda. Es tradicional, debido a su origen francés, acompañar el vuelo con champagne y hay pocas cosas tan románticas como una petición de matrimonio al amanecer con los rayos naranjas del sol sobre un escenario de ensueño ¿te imaginas?

Acá te dejamos algunos de los lugares en los que puedes vivir esta experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *