Las estrellas Michelin

Seguramente has escuchado o leído sobre restaurantes o chefs que “tienen estrellas Michelin”, pero ¿sabes que son las estrellas Michelin?

Vamos con un poco de historia. Michelin es una marca de neumáticos de origen francés, sí la del muñequito blanco. Existente desde 1900 en Francia, sus fundadores, los hermanos André y Édouard Michelin, publicaron en aquel año la primera Guía Michelin para sus clientes. En aquel entonces en toda Francia había poco más de 3,000 vehículos y la idea (visionaria) de la guía era hacer que los conductores viajaran  a conocer lugares y restaurantes atractivos, esto por supuesto incentivaría el uso del automóvil, la venta de los mismos y en consecuencia de los neumáticos. El tiraje original fue de 35,000 ejemplares (leíste bien) y era entregada de manera gratuita.

Desde sus comienzos, los redactores de la Guía Michelin (comúnmente llamados “inspectores”) han visitado restaurantes de diferentes países, al principio Francia, después el Reino Unido y Bélgica y más tarde los principales países de Europa, para hacer visitas anónimas  y escribir sus opiniones. Tradicionalmente los gastos de los inspectores siempre han sido cubiertos por Michelin y no se permite que los inspectores revelen su identidad por lo que permanecen de manera anónima mientras hacen su investigación, por supuesto tampoco se permite que los restaurantes hagan invitaciones especiales a Michelin con el objetivo de exponer sus platillos.

En 1926 la Guía Michelin comenzó a utilizar un sistema de estrellas en sus reseñas pero fue en 1936 cuando los redactores e inspectores finalmente establecieron el criterio para asignar las estrellas.

Una estrella: Un muy buen restaurante en su categoría.

Dos estrellas: Excelente, amerita una desviación del camino.

Tres estrellas: Cocina excepcional, amerita un viaje por si mismo.

De esta manera el sistema de estrellas sigue vigente hasta la actualidad, los mejores chefs de la historia coinciden en que la Guía Michelin es en realidad la única que vale la pena y es confiable por su sistema de visitas anónimas. Vale la pena mencionar que las estrellas Michelin son asignadas al restaurante y no al chef, por lo que no es del todo preciso decir que un chef tiene estrellas Michelin. Las estrellas son asignadas con base en las ediciones de las Guías que son publicadas en su mayoría cada año por lo que se puede considerar que las estrellas son renovadas anualmente. Actualmente existen Guías para las ciudades más importantes del mundo en el aspecto gastronómico y algunas ediciones por país. New York, Paris, Londres, Chicago, Tokyo, Seúl, Singapur, Hong Kong son algunas de las ciudades que cuentan con una Guía especial. Mientras que solamente hay Guías Nacionales para Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Países Bajos, Suiza y España y Portugal (como dueto).

La Guía Michelin no se ha visto libre de polémica, algunos de sus inspectores retirados han confesado que la vida no es tan glamorosa como parece y que tienen que visitar miles de restaurantes y no todos valen la pena o bien sus alimentos no son buenos y casi siempre deben cenar solos en un restaurante extravagante.

Por cierto, el color característico de la portada de las Guía Michelin de restaurantes es el rojo desde 1931 y se ha mantenido así durante todo estos años. Michelin también publica sus Guías Verdes enfocadas a lugares y atracciones en general con lineamientos de investigación y un sistema de clasificación parecido, pero de eso te platicaremos en otro momento. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *